Selección de Árboles

Preparado por Bob Polomski, Extensionista y Especialista en Horticultura Consumista, y Debbie Shaughnessy, HGIC Especialista en Información, Universidad de Clemson. Nuevo 01/99. Traducido al español por Axel Acevedo Morales, Estudiante Graduado, Universidad de Clemson, 08/16.

HGIC 1004S

Printer Friendly Version (PDF)

Los árboles y arbustos deben ser elegidos por la calidad, la cual puede ser determinada con la inspección correcta. Los factores de calidad a considerar incluyen, el tamaño y estructura del conglomerado de raíces; forma y fuerza del tronco; estructura de las ramas; evidencia de heridas, enfermedades y señales de pobres técnicas de siembra.

Elección del Tamaño Correcto

Es de suma importancia la aplicación de agua a árboles recién sembrados. Los árboles pequeños van a requerir irrigación regular por varios meses después de ser sembrados, y los árboles grandes lo van a requerir por más tiempo. Si usted no puede suplir la cantidad de agua necesaria debe elegir un árbol pequeño. El drenaje del lugar también tiene un papel importante en la elección del tamaño del árbol. Los árboles pequeños con un conglomerado de raíces pequeño usualmente se dan mejor en lugares con un drenaje pobre que árboles grandes con un conglomerado de raíces grande.

Un árbol de vivero es considerado grande si tiene un tronco de más de 2 pulgadas de diámetro. El conglomerado de raíces grande de los árboles puede ser sumergido en agua en suelos con un pobre drenaje. Esto mataría las raíces de la base del conglomerado de raíces lo que provocaría stress al árbol, reduciendo su crecimiento y establecimiento y por lo tanto exponiéndolo a ataques de plagas, enfermedades y heridas por sequía. Si los árboles grandes son altamente necesarios en un suelo con un pobre drenaje por las razones que sean, debe elegir árboles que tengan un sistema radicular llano o plantar el árbol en hoyo no profundo para mantener las raíces cerca de la superficie fuera del nivel de agua o nivel freático.

Características del Conglomerado de Raíces

La forma, profundidad y tamaño del conglomerado de raíces va ser determinado por la forma que el árbol fue producido en el vivero. Los árboles que crecieron directamente en el suelo son llamados “field-grown” o crecidos en el campo. Los árboles pueden ser sembrados o cultivados en tiestos o contenedores de diferentes tamaños, formas y materiales que afectan la estructura del conglomerado de raíces. La forma en que fue sembrado en el vivero va ser de poca importancia si el árbol va ser sembrado o plantado en un lugar con un buen drenaje y un buen sistema de riego. Sin embargo, cuando el riego va ser poco frecuente, el método en el cual el árbol fue producido va afectar la posibilidad de sobrevivir el trasplante.

Árboles “Field-Grown” o Crecidos en el Campo

Los árboles crecidos en el campo o “field-grown” que hayan sido cosechados apropiadamente, van a ser fuertes y robusto. Estos árboles son la mejor opción para cualquier sitio, incluyendo lugares con falta de riego. Comparados con los árboles que fueron cultivados con otros métodos, el conglomerado de raíces de un árbol crecido en el campo o “field-grown” es más grande y capaz de retener más agua, por lo tanto reduciendo el efecto de sequía. También hay que reiterar que el conglomerado de raíces de los árboles crecidos en el campo o “field-grown” es más pesado que los que fueron cultivados en contenedores, haciéndolos más difícil de manejar. Cuando los árboles crecidos en el campo son cultivados, se le enrolla el sistema de raíces en arpillera para protegerlo. El conglomerado de raíces de un árbol que fue enrollado en arpillera tiene una mayor durabilidad, pero se debe tratar con cuidado para no romper las raíces en el transporte.

Árboles Cultivados en Tiestos o Contenedores

Los árboles que fueron cultivados en tiestos o contenedores tienen un conglomerado de raíces pequeño y en muchos casos sus raíces tienden a ser más finas. Por una gran variedad de razones, los árboles cultivados en tiestos o contenedores se tienden a secar más rápido, cosa que los hace más sensitivo a danos por sequía luego de ser plantado. Los tiestos o bolsas de tela son hechos de una tela dura y flexible especialmente diseñada para la producción de árboles. Mientras que los tamaños pequeños son más fáciles de manejar, la realidad es que son más frágiles y se tienden a secar más rápido que los árboles enrollados con arpillera. Los árboles y arbustos comúnmente son cultivados en tiestos de plástico que usualmente se colocan sobre el suelo o más reciente, debajo del suelo en tiestos permanentes con buen drenaje.

Este último método, conocido como “tiesto en tiesto”, ínsula el sistema de raíces y debe producir raíces con una mayor distribución uniforme que los árboles cultivados en tiestos que son colocados en tiestos sobre el suelo. Estos contenedores son usualmente llenados con medio artificial o sin suelo compuesto de uno o más materiales como corteza, turba, composta y arena. Este medio es generalmente más grueso que el suelo, el cual permite un buen drenaje que evita la pudrición de las raíces. Para mantener un crecimiento óptimo después de la siembra, debe regar agua constantemente como si estuviera en el vivero. En el verano, va ser necesario irrigar diariamente en suelos arenosos con buen drenaje por unas cuantas semanas o meses después de la siembra, en especial para árboles con más de 2 pulgadas de diámetro en el tronco. Disminuye el riego mientras las raíces crecen hacia fuera del suelo.

Árboles con raíces al aire libre

Como el nombre lo sugiere, un árbol con las raíces al aire libre es vendido con raíces que no están encajonadas en suelo. Estos son cultivados en el campo, fuertes y usualmente no se encuentran en el mercado. Si sus raíces se mantienen bajo sombra, húmedas y frías hasta la siembra, los árboles con raíces al aire libre se pueden dar igual de bien que árboles crecidos en tiestos o enrollados en arpillera

Verificación del Conglomerado de Raíces por Defectos

La salud del conglomerado de raíces es crítico para su sobrevivencia. Algunos defectos del conglomerado de raíces son obvios, mientras que otros necesitan mayor observación e inspección para que sean descubiertos. Una buena inspección te va prevenir futuros problemas y disgustos. Un defecto puede ser fácilmente diagnosticado sin tener que remover el suelo o el medio de crecimiento del conglomerado de raíces. Remueve cualquier estaca del árbol y simplemente empuja el tronco hacia atrás y hacia al frente una o dos veces mientras aguantas el conglomerado de raíces.

El tronco de un árbol con buena calidad va a mover el tronco sin mover el suelo o medio. El tronco en un árbol con un sistema radicular defectuoso se va a hacer girar en el tiesto antes de doblarse o va parecer suelto en las raíces. Un árbol con este defecto no va a desarrollarse lo suficientemente estable para poder aguantarse. Luego, verifica la localidad de la capa superficial del sistema radicular, el cual debe estar cerca de la superficie del suelo. Desliza los dedos por el tronco e introdúzcalos en el suelo hasta que sientas la primera raíz que salga del tronco.

Esto no debe ser a más de una o dos pulgadas debajo de la superficie del suelo. A veces los árboles son plantados muy profundo en el suelo o en el tiesto. El levantamiento del nivel del suelo puede impedir el establecimiento del árbol en el paisaje o puede causar su deterioro al pasar los años. Si por alguna razón usted está determinado por plantar un árbol en el suelo con el nivel incrementado, remueve todo el suelo hasta exponer la parte superficial de la raíz del conglomerado de raíces. Siembra el árbol con las raíces debajo de la superficie del suelo.

Verifica las raíces principales cercanas al tronco del árbol. Busca raíces retorcidas o circulares cercanas al tronco y superficie del suelo. No compre el árbol si las raíces circulares están apretadas contra el tronco. Las raíces circulares o retorcidas que tengan menos que un tercio del diámetro del tronco pueden ser cortadas al punto donde comienza el círculo. Esto va a reducir el crecimiento temporalmente pero va tener un impacto positivo en el futuro del árbol.

Inspecciona la parte inferior del tiesto para ver si hay escape de raíces. No debe haber evidencia de escape de raíces más grande a un quinto del diámetro del tronco del árbol. Pequeños escapes de raíces pueden ser cortados fácilmente sin causarle un daño al árbol. Si existen raíces grandes y necesitan ser cortadas para poder remover el árbol del tiesto, el árbol va a sufrir un deterioro de salud lo que puede provocar la pérdida de hojas. Si usted va a seleccionar un árbol o arbusto que haya sido cultivado en un tiesto y se da cuenta que hay un escape de raíces hacia el suelo, favor de no seleccionar la planta.

El conglomerado de raíces debe estar libre de malezas, ya que puede provocar un mal establecimiento de la planta y pueden introducirse en el nuevo paisaje. Una vez hayas verificado el fondo del tiesto, acuesta el árbol hacia un lado. Esto le va permitir deslizar el tiesto fuera del conglomerado de raíces. Si no, gentilmente empuje el fondo del tiesto hacia fuera aguantando el borde hasta sacar la planta. Una vez la planta este fuera del tiesto, el conglomerado de raíces debe estar unido pero algo flexible. Usted debería ser capaz de localizar el conglomerado de raíz y gentilmente volverlo a colocar en el tiesto sin perder mucho medio.

Si el conglomerado se rompe en pedazo cuando lo remueves, particularmente en arbustos, pudo haber sido intensificado a un tiesto más grande. Si el conglomerado de raíces tiene muchos círculos de raíces alrededor de la parte de afuera o el conglomerado de raíces está bien duro, puede ser por el enlazamiento de raíces o “root-bound”. La masa de raíces circulares en la parte de afuera del conglomerado de raíces puede actuar como una barrera física a la penetración de raíces hacia el suelo del paisaje después de ser plantado. Las raíces circulares pueden estrangular y matar el árbol al pasar el tiempo. Para evitar esto, no debe comprar plantas que tenga raíces enlazadas.

Examine las raíces de la superficie del conglomerado de raíces. No compre plantas que tengan las raíces negras, ya que estar raíces probablemente murió por stress de calor, congelamiento o exceso de agua. Para los árboles o arbustos que han sido envueltos con la arpillera, asegúrese de que la arpillera este bien ajustada con sus alfileres, hilos o cables. Un conglomerado de raíces sueltos o caído indica que la planta no fue cuidada de la mejor forma por lo que puede tener un pobre crecimiento después de ser plantado.  El tronco debe ser firme en el conglomerado de raíces.

Si el tronco no está estable o necesita una estaca para prevenir que se caiga, lo más probable es que tenga un mal sistema de raíces, por lo que no la debe comprar. Árboles con las raíces al aire libre deben tener raíces vivas y pequeñas saliendo de las raíces grandes. La parte interna de la raíz debe ser blancuzco y húmedo.

Forma y Estructura del Tronco

Los troncos fuertes y saludables usualmente son más ancho cerca del suelo y más afilados en la parte superior. Estos no requieren estacas para su soporte. Los árboles que fueron estacados por mucho tiempo en el vivero pudieron no desarrollar un tronco propio y firme, provocando que se caigan o partan cuando se le quite las estacas. El tronco de estos árboles usualmente tiene el mismo diámetro en todo su tronco. Esto es una señal de que tiene un tronco débil. Para poner a prueba la fortaleza del tronco, debe tomar el árbol a un área abierta y eliminar todas sus estacas.

Si el árbol tiene hojas y se mantiene erecto significa que es lo suficientemente fuerte. Si es posible, simula la lluvia al regarle agua con una manguera. Esto le aplicara peso a las ramas perfecto para probar si el tronco es fuerte o no.

Árboles Con un Tronco: Los árboles con un solo tronco son usualmente considerado más fuertes que los árboles con múltiples troncos y tienden a durar más en el paisaje. Algunos árboles pequeños como Astromelia o “Crape myrtle” (Lagerstroemia indica), “Japanese privet” (Ligustrum japonicum), “southern waxmyrtle” (Myrica cerifera) y otros ornamentales usualmente crecen con varios troncos, pero pueden ser corregidos para tener un tronco en el vivero. Un árbol que va crecer para tener más de 40 pies de alto debe tener un solo tronco, pero el tronco no tiene que ser recto. Un árbol que tenga una división en su tronco o división de tenedor en la mitad del tronco, debe ser eliminado antes de ser plantado. Si la división del tronco o división de tenedor debajo de la mitad del tronco está inclinado o tiene una malformación llamada pata de perro o “dog-leg”, no debe ser plantado.

Los árboles con troncos simples son usualmente más apropiados para ser plantados o sembrados en las carreteras y aceras, siendo más fáciles de entrenar para que las ramas crezcan bien sobrepasando la altura de los autos y peatones. A veces al pasar los años se tiene que eliminar ramas bajas y troncos enteros en árboles con troncos múltiples si obstruyen el espacio de los peatones y el tráfico.  Esto causa desfiguración en los árboles y compromete la salud de los árboles.

Árboles con Troncos Múltiples: Los árboles pequeños con múltiples troncos que tengan una altura de menos de 30 pies al llegar a la madurez van a tener un lugar definitivo en el paisaje. Si sus trocos múltiples se originan cerca del suelo, los va hacer más atractivos, en especial esos árboles que tienen troncos atractivos. Los árboles que tienen varios troncos usualmente desarrollan una corteza incrustada en la entrepiernas. La corteza incrustada aparece como un pliegue que corre de varias pulgadas a muchos pies hasta el entrepiernas. La corteza esta pinchado en el pliegue.

Esta condición puede causar que uno de los troncos se divide del resto del árbol durante una tormenta o hasta en un día ventoso. Cuando una rama o tronco principal se divide, el árbol pierde el carácter y su salud empeorara.

Tamaño y Arreglo de la Rama: Las ramas deben ser distribuidas atreves del tronco y no agrupadas en el tope. Las ramas en la mitad baja del árbol ayudan a distribuir el stress colocado en el tronco cuando el viento sopla. Por lo menos la mitad del follaje debe originarse de las ramas inferiores de dos tercios del árbol. Las ramas que son menos de la mitad del diámetro del tronco y aquellos con entrepiernas en forma de “U”, tienden a ser más fuertes que aquellos que crezcan más grandes que la mitad del diámetro del tronco y aquellos con un entrepiernas en forma de “V”. El arreglo y el espacio de las ramas es de suma importancia en árboles que van hacer grandes, sobre 40 pies al llegar a la madurez.

En los árboles jóvenes que tengan un tronco con un diámetro menor a 2 pulgadas, el diámetro para una rama principal o el más grande debe estar a 6 pulgadas de distancia. Ramas con tamaños más pequeños puede estar más cercanos. Los árboles con diámetros en el tronco de 2 a 4 pulgadas pueden tener una o dos ramas que van hacer ramas permanentes. Las ramas permanentes deben estar retiradas al menos a 18 pulgadas de separación y no deben tener corteza incrustada en el entrepiernas del árbol. Los árboles que tengan más de 4 pulgadas de diámetro en el tronco son más probable de tener varias ramas permanentes que también deben estar a 18 pulgadas de separación.

El arreglo y el espacio de las ramas es de menor importancia en árboles que van hacer pequeños al madurar. Simplemente busque los árboles que tengan un arreglo de ramas placentero y adecuado para el lugar de siembra.

Señales de Enfermedades y Heridas: Lo primordial seria examinar las hojas, tronco y ramas por evidencia de enfermedades, infección de plagas o heridas. Usted no solo quiere seleccionar un árbol que este saludable, usted quera evadir exponer a las demás plantas de su jardín a plagas y enfermedades.

Problemas de Plagas: Muchos ácaros y otros insectos plagas son bien pequeños y tienden a esconderse. Mire cuidadosamente a ambos lados de las hojas del árbol, en especial si la hoja se ve como un mosaico.  El moteado puede ser el resultado de una enfermedad. El follaje manchado también puede ser una indicación de quemado del sol o herida química o posiblemente una infestación de insectos escamas, ácaros, “lace bugs” u otras plagas chupa sabia. Nunca debe comprar árboles con estas plagas.

Si no está seguro de la causa del manchado o moteado de la hoja debe consultarlo con el manejador del vivero. La infestación por queresas o insectos escamas es de las más difíciles de detectar ya que usualmente se camuflajean con la plantas simulando ser parte de la hoja o tallo.  Para localizarlo debe buscar por cantos levantados o jorobas en la rama u hoja del árbol. No debe plantar árboles que este infectado con esta plaga, ya que vas a infectar las demás plantas en tu jardín. Con excepción de su temporada de dormancia, los árboles en los viveros deben tener un follaje hasta el final de la rama.

Quemadura o muerte de las puntas de las hojas, requieren mayor estudio. Si el árbol esta en dormancia y no tiene hojas, debe raspar varias ramas con tu uña. Si el tejido esta verde o blanco, la rama está viva. El tejido seco color marrón indica que la rama está muerta desde esa área hasta la punta de la rama. Esta condición es conocida como el “dieback”. Como regla principal, los árboles con esta condición no deben ser comprados.

Heridas y Daños al Cultivar: Evita árboles cicatrices y otras heridas abiertas por todo el tronco. Heridas abiertas al podar están bien si son pequeñas, pero la presencia de una herida de herida grande puede indicar un programa de poda pobre y sin planificación en el vivero. Las ramas pequeñas que estén rotas deben ser podadas hasta el tejido saludable. Árboles con ramas rotas usualmente deben dejadas en el vivero. No compre arbolees con la corteza rota gracias a malos manejo de poda.

Verifica las heridas en el tronco causada por el estacado del árbol, y asegúrate que el tronco no haya sido afectado en el vivero. By the time of purchase, a tree should usually be able to stand without stakes. Las hojas deben tener los colores que los demás árboles del mismo tipo tienen. Si las hojas son pequeñas, con coloración opaca o amarillenta, el árbol puede tener deficiencias nutricionales afectando la vigorosidad y afectando el crecimiento.

Originalmente extractado del Manual de Entrenamiento para Maestros Jardineros de Carolina del Sur, EC 678.

Page maintained by: Home & Garden Information Center


This information is supplied with the understanding that no discrimination is intended and no endorsement of brand names or registered trademarks by the Clemson University Cooperative Extension Service is implied, nor is any discrimination intended by the exclusion of products or manufacturers not named. All recommendations are for South Carolina conditions and may not apply to other areas. Use pesticides only according to the directions on the label. All recommendations for pesticide use are for South Carolina only and were legal at the time of publication, but the status of registration and use patterns are subject to change by action of state and federal regulatory agencies. Follow all directions, precautions and restrictions that are listed.