Dr Desmond Layne, associate professor of pomology, tree fruit specialist, and state program team leader for horticulture at Clemson University

Frutales de hueso

¿Por qué tanto tiempo?

Desmond R. Layne
dlayne@clemson.edu

Traducido por: Terrence J. Frett y Paula Agudelo

Muchos fruticultores comerciales que conozco siempre están en busca de la variedad perfecta "a prueba de todo": cosecha consistente año tras año, brotes vigorosos, resistente o tolerante a plagas y enfermedades, excelente en color, tamaño, forma, sabor, etc. ¡— Una que sea verdaderamente rentable!

Estudiantes de Clemson University en la granja de investigación de frutales Musser Fruit Research Farm, en Seneca, SC, obtienen experiencia en emasculación y polinización de  flores de melocotonero/duraznero en marzo, 2009.

Los fruticultores mantienen la vista en los catálogos de los viveros y en las variedades descritas en las revistas especializadas. Quizás asisten a reuniones de extensión en donde especialistas o mejoradores de plantas hablan sobre selecciones nuevas, y quizás ven/prueban algunas de estas selecciones en demostraciones. Entonces viene la pregunta interesante, “¿Cuándo va a estar lista esta variedad para los agricultores?” Como mi estudiante de Clemson en la foto de esta página, cuando yo estaba en la universidad, yo también participé en emasculaciones y polinizaciones para el programa de mejoramiento de duraznero/melocotonero de mi padre en Harrow, Ontario. Yo hice la misma pregunta. La respuesta usualmente era, “En muchos años, hijo, si tenemos suerte.” Esta respuesta no era muy satisfactoria entonces y ahora también hace que mis estudiantes se lamenten. 

Todo Está en Los Detalles

¿Entonces cuál es el trato? El desarrollo de nuevas variedades de frutales de hueso es un proceso largo y arduo.  El proceso empieza con la selección cuidadosa de los padres para la hibridación controlada. Se deben recoger las  anteras de las flores del padre masculino y dejarlas secar para que se libere el polen.  Las flores tempranas que ya están abiertas y que pueden haber sido polinizadas por abejas se deben remover  primero.

Las flores restantes en el árbol “materno” se deben emascular  (remover las partes masculinas) en la etapa adecuada.  Algunos mejoradores, como nuestra mejoradora  en Clemson University, Dra. Ksenija Gasic, prefieren  polinizar todas las flores en el árbol seleccionado con polen de una sola fuente. El proceso de emasculación y polinización en sí es sencillo y fácil de  hacer, pero es crucial mantener buenos registros y observaciones durante cada paso del proceso.

Asumiendo que la polinización tiene éxito y la fecundación ocurre, un melocotón/durazno se desarrollará algunos meses después. La fruta necesita ser cosechada cuando está madura. Se remueve la  semilla  y se hace estratificación fría. Finalmente, las semillas se siembran en macetas en el invernadero. La primavera siguiente, las semillas se siembran en hileras con poco espacio entre sí y se dejan crecer en el vivero.

Al hacer cientos de polinizaciones de una combinación de padres en particular, la esperanza es que la recombinación genética resultará en algo que es mejor que los  padres pero que retiene las características deseables de los dos. Las probabilidades están en contra de esto, y por eso se requieren  tantas hibridaciones.

Tan pronto como estos semilleros de árboles empiezan a florecer en el campo, el mejorador los empieza a evaluar en sus características de fruta y calidad. Debido a la gran cantidad de  semilleros y el tiempo que toma para recorrer  estos bloques, las evaluaciones son rápidas y dependen  totalmente de la experiencia y arte del mejorador. Después de quizás dos o tres años de buenas evaluaciones en el bloque de semilleros, los más prometedores se seleccionan  para pruebas avanzadas.  

Se colectan yemas leñosas y se propagan sobre portainjertos para producir árboles injertados.  Dependiendo del mejorador, como mi colega, Dr. Dick Okie (Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, USDA-Agricultural Research Service, Byron, GA), colaboradores selectos le suministran árboles para evaluar su desempeño en locaciones múltiples durante varios años. Nosotros típicamente aspiramos a cinco años buenos de datos de desempeño con respeto a estándares de industria antes de considerar una liberación comercial formal. Por ejemplo, para nuestros dos variedades más nuevas (2008), Early Augustprince y Augustprince, la hibridación original se hizo en 1995.  

Vale La Pena Esperar

Mi experiencia con fruticultores en los últimos 30 años me dice que pueden ser bastante impacientes. Pero vale la pena esperar por variedades nuevas. El esfuerzo esmerado en evaluar estos nuevos materiales en múltiples sitios durante múltiples años ayuda a asegurar que no se cometan errores.  Lo último que un cultivador quiere es sembrar 20 hectáreas con algo que se demora tres años para entrar en producción y toma más tiempo para empezar a ser rentable.  ¡Yo me he engañado con mi propio trabajo con algo que parece muy bueno un año y después no produce los próximos dos años!

Finalmente, los mejoradores están desarrollando maneras para facilitar el proceso de desarrollo de nuevas variedades cultivadas. Algunos, por ejemplo, evalúan árboles tanto en el hemisferio del norte como el sur para reducir el tiempo requerido para evaluaciones en el campo. Otros, como algunos de los mejoradores privados, siembran los árboles en recipientes y los mueven dentro y fuera del frigorífico para sincronizar mejor la floración. También se están haciendo esfuerzos en programas federales de investigación como el Federal Specialty Crop Research Initiative Program para proponer proyectos en donde biólogos moleculares trabajaran con mejoradores y especialistas de extensión para usar marcadores moleculares que ayudan a la selección y otras técnicas para hacer el proceso de desarrollo de variedades más eficiente.

Años de experiencia me dicen que las nuevas herramientas sin duda marcarán una diferencia, pero la prueba va a estar en el campo.

Descargar la version imprimible en PDF de este artículo


Esta columna por Dr. Desmond R. Layne, “Why so long?” apareció en la página 56 de la revista The American Fruit Grower en mayo del 2009.

Desmond R. Layne, Ph.D., es un profesor asociado de pomología, especialista en frutales, y líder del programa de extensión en horticultura en Clemson University. También es el presidente de la Sociedad Americana de Pomología (American Pomological Society).

Para más información, visite www.clemson.edu/peach.